Secretos de Tarot by

Artículos escritos por los tarotistas y videntes de Wengo

¿Cómo reconocer a tu Ángel Guardián?

Maria

Maria

¡Tus Ángeles!

Todas las personas nacemos con un Ángel de la guarda que nos protege y vela por nosotros. Incluso desde antes de nuestro nacimiento todos tenemos ya un guía: alguien asignado para nosotros para que nos acompañe en nuestro caminar diario. Son muchas las personas que tienen la suerte de sentirlos e incluso de oírlos, ¿Quién alguna vez en la oscuridad de la noche, no ha oído susurrar su nombre? Cuando en un mal momento hemos sabido cómo actuar para salir adelante, o en un momento de tristeza ha habido algo que nos ha devuelto la alegría. No lo dudes que en todos estos momentos era tu Ángel de la guarda el que estaba contigo. Ellos están aquí para guiarnos para protegernos de los peligros, es su misión para evolucionar también espiritualmente. La misión de nuestros Ángeles es cuidarnos para que nuestra misión en la vida se complete.

Nuestros expertos con la ayuda de los ángeles te guiarán ►
Consulta aquí

Según nuestro signo del zodíaco tenemos un Ángel

Es bueno saber cuál es para poder identificarte con él e invocar su ayuda. Serían los siguientes:

ARIES: Arcángel Uriel, ángel de la salvación y lo nuevo.

TAURO: Arcángel Rafael, el médico divino.

GÉMINIS: Arcángel Gabriel, el ángel de la anunciación.

CÁNCER: Arcángel Samuel, el guardián de la protección.

VIRGO: Arcángel Rafael, el médico divino.

LIBRA: Arcángel Azariel, el ángel de la promesa.

LEO: Arcángel Miguel, el ángel de la justicia.

ESCORPIO: Arcángel Anael, el ángel de venus y del amor.

SAGITARIO: Arcángel Samuel, guardián de la protección.

CAPRICORNIO: Arcángel Cassiel, el ángel del trabajo.

ACUARIO: Arcángel Gabriel, el ángel de la anunciación.

PISCIS: Arcángel Uriel, el ángel de la libertad y lo nuevo.

>>>Relación entre los arcángeles y los signos

 

Cada día de la semana tiene su propio Arcángel, y a cada uno de nosotros nos corresponde uno según el día que nacimos ya que cada Arcángel rige ese día.

DOMINGO: Arcángel Miguel.

Este Arcángel vibra bajo la luz de color azul. Las cualidades divinas o virtudes son: la fe, la voluntad, el poder, el amor, la protección. Es el símbolo de la justicia perfecta; la invocación de este arcángel se puede hacer en momentos de pérdida de fe, voluntad, fuerza o protección de cualquier orden.

LUNES: Arcángel Jofiel:

Este Arcángel vibra bajo la luz del rayo amarillo, dorado, las cualidades divinas o virtudes son sabiduría divina, iluminación y amor. Es el símbolo del poder de la luz. La invocación de este arcángel se puede realizar cuando se esté confundido para aclarar la mente.

MARTES: Arcángel Shamuel:

Este Arcángel vibra bajo la luz del rayo rosa, las cualidades divinas o virtudes son amor, confort, adoración divina, perfección. Es símbolo de amor impersonal. La invocación de este arcángel se puede realizar para desterrar resentimientos y perdonar.

MIÉRCOLES: Arcángel Gabriel:

Este Arcángel vibra bajo la luz del rayo blanco. Las cualidades divinas o virtudes son pureza, resurrección y ascensión. Es símbolo de pureza. La invocación de este Arcángel se puede realizar cuando estés falto de armonía, de felicidad.

JUEVES: Arcángel Rafael:

Este Arcángel vibra bajo la luz del rayo verde. Las cualidades divinas o virtudes son la curación, la verdad, la consagración y la concentración. Es símbolo de sanación. La invocación de este Arcángel se puede realizar para la sanación de las enfermedades físicas, mentales, y emocionales. También para la falta de concentración.

VIERNES: Arcángel Uriel:

Este Arcángel brilla bajo la luz del rayo oro, rubí y naranja. Las cualidades divinas o virtudes son  la paz, la curación, la gratitud, el servicio y el suministro. Es símbolo de la providencia. La invocación de este Arcángel se suele realizar cuando se necesite suministro sobre todo de paz.

SÁBADO: Arcángel Zadquiel:

Este Arcángel vibra bajo la luz del rayo lila y violeta. Las cualidades divinas son la libertad, la misericordia y la transmutación. Es símbolo de organización. La invocación a este Arcángel se puede realizar cuando se necesite liberar, purificar y redimir.

>>>Cómo tener suerte: los secretos de los colores

Oración para tu ángel:

Hay miles de oraciones para invocar a tu Ángel, lo importante es sin lugar a dudas hacer la petición sabiendo que nos está escuchando y convencidos de que vamos a ser ayudados. No olvidemos nunca que los ángeles siempre se hacen sentir aunque no los podamos ver y que nos iluminan con su luz cuando es el momento y nos quieren hacer sentir su presencia. Aunque hay muchísimas y preciosas oraciones aquí les dejo algunas de las que más me gustan.

Oración al Arcángel Miguel:

Arcángel San Miguel defiéndenos en la lucha ,sé nuestro amparo contra la malignidad y las insidias del diablo, impérele Dios te pedimos suplicantes ,y tu príncipe de la celeste milicia con divino poder lanza al infierno a satanás y a los demás ,espíritus malignos que vagan por el mundo para perder las almas. Glorioso Arcángel, defiéndenos y ayúdanos para que pronto podamos ver el glorioso triunfo del Inmaculado Corazón de María. Amén.

Oración al Arcángel Gabriel:

Oh Dios que con admirable sabiduría distribuyes los ministerios de los Ángeles y de los hombres, te suplico que nuestra vida se sienta siempre protegida en la tierra por aquellos que te asisten en el cielo. Que sintamos que nos llega la buena nueva que Gabriel trajo para los hombres de buena voluntad y que caminemos seguros por la senda de la salvación, bajo la fiel custodia de tus Ángeles.

Oración al Arcángel San Rafael:

Señor mío Jesucristo, por aquellas cinco llagas que con nuestro amor recibisteis en la Cruz, socorred a vuestros redimidos con nuestra preciosísima sangre. En la llaga del costado mi Dios yo quisiera entrar y beber de tu sangre para no pecar más. Amén Jesús.

(Se rezan tres padres nuestros, avemarías y glorias).

Señor San Rafael, protector mío, dignaos interceder por Dios para que me conceda lo que pido, entra en mi casa como entraste en la de Tobías. Amén.

>>>¿Cómo comunicar con tu ángel?

¿Qué es un guía espiritual?

Los guías espirituales son espíritus que alguna vez vinieron a la vida como nosotros, y que en estos momentos decidieron o fueron destinados a trabajar para ayudarnos en nuestros respectivos planes de vida. Desde el momento que nacemos ellos vienen a nuestro lado para acompañarnos día y noche para ayudarnos a mantenernos en la senda de nuestro camino. Su labor es muy diferente a la de los Ángeles ellos no se ocupan de atraernos a los milagros pero nos dan la ayuda necesaria cuando estamos desubicados. Su ayuda solo llega de manera clara y concisa cuando se lo pedimos. Ellos no intervienen en nuestros planes si nosotros no les pedimos su apoyo directo. Un guía espiritual no tiene nada que ver con la iglesia, la religión o algo parecido. Un guía espiritual es alguien que primero se ha mejorado a sí mismo y debido ese bienestar el universo le ha permitido ayudar a las demás personas.

Descubre tu ángel ¡Llama ya! ►
Consulta aquí

Tu intención y tu actitud tienen mucho que ver con la calidad de tu receptividad espiritual. Los sentimientos de paz, amor, gratitud y alabanza elevarán la frecuencia de tu receptividad espiritual. Mientras estás en silencio estas aminorando la actividad física de las ondas cerebrales, ese es el lugar más deseado para estar. Muchos tienen la habilidad natural de oir a sus guías y guardianes hablar, pero fallan en reconocer la diferencia entre sus propios diálogos mentales y el de un maestro espiritual, o les falta la confianza para creer que es lo que están recibiendo. Para algunos escuchar espiritualmente es reconocido como auto-intuición, sin embargo ese error en discernir no es perjudicial, sino beneficioso para el individuo si elige seguirla.

Nuestros guías espirituales puedes ser familiares fallecidos, que nos ayudan y nos protegen, pueden ser personas que nunca conocimos, pueden ser Santos y Ángeles o lo importante y lo bonito es que todos tenemos nuestros propios guías y ángeles que nos ayudan a caminar y avanzar en nuestro día a día.

 


Maria

Maria

También te gustaria...