Secretos de Tarot by

Artículos escritos por los tarotistas y videntes de Wengo

¿Existen las almas gemelas?

Maria

Maria

¿Has sentido alguna vez una fuerte sensación de familiaridad al cruzarte con un extraño? ¿Que el tiempo se paraba al encontrarte con esa persona inexplicablemente conocida? ¿Que hay un vínculo, una conexión que os unía? Puede que la razón no alcance a comprender, pero el alma sí reconoce y entiende. Y las emociones son claras y evidentes: sensación de telepatía, intenso gozo, profundo sentimiento de fusión y conexión, atracción magnética...

El fenómeno de las almas gemelas: un reencuentro mágico, el acceso a una dimensión divina, una transformación profunda y maravillosa en tu vida... Encontrar nuestra alma gemela quizá sea el anhelo más profundo de la mayoría de los seres humanos, y por eso hay tantas ideas distintas al respecto, desde los mitos platónicos, pasando por los ensueños románticos, hasta las teorías de la reencarnación.

Pero si alguien ha estudiado con seriedad y propiedad este tema es el Dr. Brian Weiss, que siendo jefe de psiquiatría de uno de los principales hospitales de Estados Unidos, no dudó en poner en peligro su posición y prestigio testimoniando públicamente los resultados de sus tratamientos de regresión hipnótica con algunos pacientes que lo llevaron a experimentar en primera persona la evidencia de la reencarnación, la evolución de las almas y el contacto con los guías y maestros espirituales del universo.

Confieso que las palabras de Weiss me hablan directamente al corazón y que las siento verdaderas y precisas, y plenamente coherentes con mis propias emociones y experiencias en regresión; lo sigo como guía revelador en este campo y lo aconsejo a cualquiera que esté interesado en el fascinante universo de la sabiduría espiritual y en la reencarnación.

Por eso voy a exponer un breve resumen de sus aportaciones sobre las almas gemelas -que comparto plenamente- y aunque pueda parecer que voy a derribar la belleza de la idea romántica del alma gemela única, al terminar vereis que la realidad de la evolución espiritual y el encuentro con nuestros gemelos nos lleva a una idea mucho más enriquecedora y positiva para vivir nuestras vidas.

Porque sí, la idea de un alma gemela única del sexo opuesto es un mito y a lo largo de nuestra existencia encontraremos varias, en distintos papeles. Es posible que decidamos casarnos con un alma gemela menos ligada a nosotros que otra, alguna que tenga algo específico que enseñarnos o algo que aprender de nosotros. Podemos reconocer un alma gemela a una edad avanzada, cuando ya hemos adquirido compromisos familiares. También puede ocurrir que nuestro padre, nuestra madre, un hijo o un pariente cercano encarnen el alma gemela con quien más estrechamente estamos unidos. O quizá nuestra relación mas fuerte sea con un alma gemela que no se ha encarnado en el transcurso de nuestra vida y que está velando por nosotros desde el otro lado como un ángel de la guarda.

Averigua más sobre tu alma gemela ►
Consulta aquí

>>>Lo que tienes que enseñar y aprendrer en el amor según tu signo 


La unión con el alma gemela no tiene que ser una relación estable a largo plazo. Pueden encontrarse y permanecer juntas solo hasta que cumplen el pacto acordado y después seguir su camino. Sus intereses y planes son diferentes y no quieren ni necesitan pasar una vida entera juntas. Esto no es una tragedia, sino una simple cuestión de aprendizaje.

Tampoco estamos obligados a seguir necesariamente la llamada de nuestra gemela: encontrarla es un regalo del destino y, por ello, el universo se encarga de que no pase desapercibido; pero después será la decisión de ambos, el libre albedrío, lo que decida aceptar ese regalo o no.

>>>Los 10 secretos del amor abundante

Y no siempre el encuentro será positivo. Según el estado de evolución del alma, puede resultarnos perjudicial. Si una de las dos almas está menos desarrollada y es más ignorante que la otra, la violencia, la codicia, los celos, el odio y el miedo pueden enturbiar la relación. Es habitual que fantaseemos con ideas como: “Yo puedo cambiarle” o “puedo ayudarle a crecer”. Si la otra persona no deja que la ayudemos, si ha decidido que no quiere aprender ni evolucionar, la relación esta condenada al fracaso, a no ser que la persona en cuestión tome conciencia más adelante.

Aunque sin duda, el peor caso es el del alma gemela disponible pero “adormecida”, que puede causarnos una terrible angustia. El alma adormecida no es consciente de las distintas dimensiones de la existencia, por las interferencia cotidianas de la mente  que le impiden despertar. Reconoce la atracción, pero no comprende su origen. Se engaña pensado que esta pasión, este reconocimiento y esta atracción volverá a producirse con otra persona. El alma adormecida tomará decisiones basándose en la mente y en todos sus miedos y prejuicios, en vez de en su corazón y en el amor. Cuanto más despierta sea la pareja más posibilidades habrá de que tome una decisión basada en el amor y si los dos miembros de una pareja están despiertos, el éxtasis se hallará al alcance de sus manos.

>>>El poder de los decretos


 


Maria

Maria

También te gustaria...