Secretos de Tarot by

Artículos escritos por los tarotistas y videntes de Wengo

Carta astral y el signo solar

Hola a todos. Soy Cielo, vidente natural de Wengo, y me encanta poder compartir con todos vosotros algunos conocimientos y poder ayudar a comprender algunos temas astrales.

También quiero ofrecer a todos vosotros “La invocación al Sol”. Dicha oración nos ayuda a conseguir los deseos, porque no hay astro más grande que el Sol y. sobre todo, el que tiene más poder.

 

¿Qué es un signo solar?                                                                                  

Entre tanto, puede estar seguro de que el estudio de tu signo solar es importante como primer paso. Sin embargo, el estudio del propio signo solar no ha de confundirse con el estudio de las predicciones basadas exclusivamente en dicho signo solar que aparece en periódicos y revistas.

Es posible que con frecuencia tales predicciones impresionen por su exactitud, pero están lejos de ser infalibles. Solamente una carta natal o astral; calculada para la hora y el minuto precisos del nacimiento del consultante; puede ser un ámbito tan especializado. Realmente digno de confianza.

Signo Solar

Una zona particular del zodiaco, ya sea Aries, Tauro, Géminis o la que sea, en la cual estaba situado el Sol en el momento en que alguien respiró por primera vez. Una posición exacta tomada de una serie de tablas a la que le llaman “efemérides”, calculadas por los astrónomos. Como se señaló, si alguien nació el primero o el último día de cualquier periodo de un signo solar, tendrá que saber la hora exacta de su nacimiento, así como las coordenadas geográficas del sitio en que éste se produjo, para establecer si a esa hora el sol había cambiado o no de signo.

En otras palabras, las fechas que señalan el comienzo y el término de los periodos de signos solares en diferentes signos de antología son aproximadas y recordarlo es importantísimo. A esos dos días se les llama las “cúspides” y no hay que dejarse confundir por ellos.

Hay astrólogos que les asignan incluso un tiempo más largo, pero de cualquier manera, es un punto en el que se ha insistido demasiado para el lego.

Dígase lo que se diga, si cuando el consultante nació, el sol estaba en Géminis, pues estaba en Géminis, por más cerca que estuviera de la Cúspide, y a otra cosa.

Las influencias del signo anterior o posterior a Géminis que pudieran actuar sobre su personalidad jamás llegarían a hacer de las características de Géminis algo tan nebuloso que el nativo se convirtiera en un Tauro o en un Cáncer. Nada puede oscurecer el brillo del sol cuando este se encuentra efectivamente en un signo. Y las variaciones que se derivan del hecho de haber nacido en una Cúspide, no son nunca tan notables que lleguen a alterar sustancialmente la personalidad solar básica.

Lo importante es establecer, mediante la hora de nacimiento, que el consultante nació efectivamente en una Cúspide y, una vez tenido esto en cuenta, olvidarse de ello.

 ¿Qué es una carta natal o astral?

Se le puede considerar una fotografía de la posición exacta de los planetas en el cielo en el momento del nacimiento. La imagen se obtiene mediante precisos cálculos matemáticos. Aparte del Sol y de la Luna (las dos luminarias), hay ocho planetas que influyen sobre la vida, de acuerdo con los signos de los cuales se hallaban en el momento del nacimiento, con una distancia recíproca en grados (aspectos) y su situación exacta.

Si el consultante nació el 9 de junio, naturalmente es Géminis, y en su carácter aparecerán ocho de cada diez rasgos de Géminis. Sin embargo, es posible que la luna, que rige las emociones, estuviera en ese momento en Aries y coloree las actitudes emocionales del nativo con matices Arianos. Mercurio que rige la mente, tal vez se hallará en Escorpio. De manera que sus procesos mentales mostrarán con frecuencia la naturaleza de Escorpio.

Si Marte que rige, entre otras cosas, el discurso y los movimientos, se hallaba en Tauro, el nativo hablara con lentitud, como un Tauro. Quizá Venus estuviera en Capricornio, lo que le daría esencialmente la actitud en este signo los aspectos  amorosos, artísticos y creativos. Y así sucesivamente con los demás planetas.

Sin embargo, ninguna de estas situaciones borrará totalmente las cualidades básicas del Sol en Géminis, simplemente matizará los detalles de una personalidad compleja. Hay otros factores que es menester considerar si se pretende alcanzar un cien por ciento de exactitud en el análisis.

Para empezar, los aspectos formados entre los planetas y las luminarias en el momento del nacimiento pueden modificar sus posiciones en los signos. Pero la consideración más importante es el ascendente, es decir, el signo que se eleva sobre el horizonte hacia el Este en el momento en que el nativo respiró por primera vez, y su grado exacto.

El ascendente modifica en gran medida el aspecto personal (aunque el signo solar tenga mucho que decir al respecto) y forma la misma naturaleza íntima del nativo, sobre la cual se basan las motivaciones del signo Solar.

Si el ascendente del consultante es Acuario, por ejemplo, es posible que tenga fuertes tendencias Acuarianas que le lleven a preguntarse por qué las descripciones de su Sol en Géminis no incluyen todas sus idiosincrasias y secretos anhelos.

Las dos posiciones más importantes en cualquier carta natal, después del signo Solar, son el ascendente y el signo Lunar.

Puede ser interesante que el consultante pida su ascendente a un Astrólogo (la forma más rápida de hacerlo es por teléfono) y lea después la descripción de este signo, junto a la de su signo solar.

Se encontrará que la mezcla de ambos configura, en grado notable, su personalidad total.

Si incorpora a los otros dos el signo Lunar como tercer integrante de la mezcla, obtendrá finalmente una imagen más completa.

 

Oración “Invocación al sol”

(Encender una vela naranja)

“Divino ser de luz, ¡Yo te saludo! Resueno con gozo y alegría

Representas el reflejo de la realidad que yo soy y ¡eres un maestro

Y espejo y símbolo de divina luz!

Te saludo en la grandeza y magnificencia que eres en el entendimiento que también yo así sea.

Sol espiritual, regente del sistema planetario, ¡nosotros te saludamos!

Tú causas cada movimiento.

Tú has suministrado vida a innumerables seres sobre la faz de la tierra,

Tus rayos nutren las plantas y tu calor regenera nuestras vidas.

Cuando tú respiras, es tu aliento de vida el que nos alimenta.

Efectivamente, tu eres dador y abastecedor.

Yo estoy en ti y tú brillas en mí.

Con ardiente deseo me esfuerzo en reflejar tu luz en mi corazón.

Eterno disco de brillante semblante: Gloria es tu representación porque tú eres el símbolo de la fuente eterna, el creador primario.

En ti, la belleza se manifiesta conocedor de la creación: Inícianos en  tus misterios.

Ahora que somos moradores en tu mundo de formas y fuegos de ilusión, te pedimos que traigas tus rayos a nosotros para que iluminen nuestros ojos y así podamos ver el esplendor de tu creación, y a través de velos de ignorancia contemplar tu espiritual resplandor y lo que está detrás oculto.

Ese radiante poder que el lenguaje no puede expresar si no el corazón.

(Se hace la petición)

Danos tu fortaleza y entendimiento para ejercer la correcta acción y juicio en asuntos de nuestra vida, para ver y sentir la verdad, no con nuestros intelectos si no con nuestros corazones.

Sol espiritual, dado de toda abundancia, ahora que retornas a descansar en el distante horizonte, nos reunimos aquí para agradecerte por tus trabajos del día

Luego continuamos con las casas de los horóscopos, es decir, las localizaciones  en la carta natal.

 

Te recomendamos:

El poder de la Psicometría

¿Cómo hacer de manera efectiva una constelación familiar?


También te gustaria...