Secretos de Tarot by

Artículos escritos por los tarotistas y videntes de Wengo

Teoria del ciclo vital de la familia

¿Ya la conocias?

Hola, soy Iris tarotista de wengo. Tenía este artículo guardado y en alguna ocasión algunos de ustedes me comentaron sobre esta teoría y me pareció interesante compartirla. Espero que les guste mucho.

La teoría del Ciclo Vital de la Familia se refiere a los cambios emocionales y físicos que ocurren en la familia.

La familia y sus miembros están en constante cambio. Nacen niños, crecen y van al colegio, alcanzan la adolescencia, se independizan, forman pareja, se casan, tienen hijos, éstos crecen, van al colegio, alcanzan la adolescencia y así constantemente. Es interesante recordar la tabla de multiplicar del nº7 para ubicarnos en la etapa completa del ciclo familiar. Cuando una pareja se casa, ambos sufren un cambio; se independizan de su familia para formar la suya propia, en la que se establecerán las reglas que rijan el funcionamiento del nuevo hogar.

Con la llegada de un hijo, experimentan otro cambio familiar, adquieren nuevos roles: los de padres. Es probable que la madre, en esta etapa, abandone temporalmente su vida laboral para atender al hijo. Luego, cuando el niño cumple 7 años, acude al colegio y aprende a leer y escribir, en esta fase del ciclo vital se está produciendo otro cambio ya que los niños pasan muchas horas fuera del hogar y son más independientes y no necesitan de la atención continua de sus progenitores.

>>>Constelaciones familiares con tarot

A los 14 años (7x2) el niño está en las puertas de la adolescencia. Otro gran cambio familiar: revisión de las normas y reglas ya obsoletas para este chico; ahora necesita más libertad, más independencia. A los 21 (7x3) hace unos años, a esa edad se alcanzaba la mayoría de edad. En esta etapa, el joven adulto, en muchos casos sigue viviendo en el hogar (debido a la situación económica y laboral actual), y en otros casos ya vive independiente. En ambos situaciones los padres deben dejar al hijo alcanzar su autonomía. Si seguimos multiplicando, llegamos a los 28 años. A esta edad, se suele tener pareja estable. El nuevo matrimonio, cuando comienza a convivir necesita elaborar muchas reglas que faciliten la convivencia, y tiene que separase de su familia de origen.

>>>¿Cómo hacer de manera efectiva una constelación familiar?

Conoce más sobre tu familia y aquello que los une
Consulta aquí

 

Los padres adquieren el rol de suegros y el nuevo matrimonio les debe poner límites para tener una vida independiente. Pero, en esta etapa, en la que los hijos han abandonado el hogar, la madre se queda sola en casa, se encuentra en paro. A este fenómeno se le denomina síndrome del nido vacío. Hay que prestar especial atención pues es frecuente que por esta situación haya una intromisión en la vida de la nueva pareja, el síndrome de la suegra.

>>>Los 10 secretos del amor abundante

Si continuamos con la tabla de multiplicar, 7x5=35, la edad ideal para ser padres y la mejor edad de la mujer ¿existe otro acontecimiento en la vida que nos cambie tanto?.

A los 42, nuestros hijos son niños o adolescentes. La mujer se encuentra camino a la menopausia. A los 49 años, tanto el hombre como la mujer experimentan la pérdida de juventud, adquieren nuevos roles: ser abuelos. En esta fase pueden surgir antiguos conflictos sin resolver en la pareja. En los últimos años del ciclo vital se intervienen los roles: de cuidadores se pasa a ser atendidos por los hijos. Es una etapa de muchas pérdidas. Cada cambio de ciclo vital que se produce en la familia conlleva una crisis, por lo tanto es interesante conocer esta teoría para poder predecir y estar alerta a estos cambios y a los síntomas característicos de las crisis.

>>>La inteligencia emocional: el motor de la actitud

Crisis y sentimientos

Las situaciones de crisis se caracterizan porque activan una serie de mecanismos de defensa para protegernos de los sentimientos incómodos asociados a las situaciones estresantes. Los sentimientos más frecuentes son la rabia, la angustia, el miedo y la culpa y en ocasiones están condicionados por ideas irracionales. Las crisis pueden ser vividas como una amenaza, como un desafío o como una pérdida y provocan una cadena de sentimientos de inseguridad, ansiedad, miedo y depresión que se estructuran en un proceso de reacciones y mecanismos adaptativos, a saber: choque, negación, cólera, enfado y aceptación.

>>>Despedirse de los seres amados y ponerlos en camino

La depresión es uno de los sentimientos más frecuentes en la etapa desorganizada de la crisis, la persona está triste y melancólica y sin ganas de salir del problema. El miedo es el sentimiento más paralizante, el temor a lo desconocido, es lo que nos impide el cambio. La ira es una reacción a las frustraciones.

La ansiedad puede definirse como sensación desagradable localizada en el aparato respiratorio con sentimiento de ahogo y palpitaciones. Las crisis suelen tener una duración aproximada de 6 a 8 semanas, durante las cuales, después de una primera fase de desorganización, la persona o familia se reajusta utilizando nuevas formas de conducta. La crisis es positiva pues puede ayudar a crecer y porque la persona en crisis está más abierta al cambio.

 >>>La fábrica de la vida

Artículo escrito por Iris.


También te gustaria...