Secretos de Tarot by

Artículos escritos por los tarotistas y videntes de Wengo

¿Cómo tener éxito en una cita a ciegas?

La primera cita ¿una apuesta ganadora?

Consejos para ganar y para no perder

Hola, soy Pilar vidente de Wengo. He escrito este artículo para dar algunos consejos para un primera cita, porque en mis consultas he encontrado muchos casos donde se han dado situaciones que se pueden evitar preparándose con antelación, y así obtener mejores resultados. Aprendamos de la experiencia y pongamos la suerte a nuestro favor.

Vivimos en un mundo donde los ritmos y estilos de vida han hecho del tiempo, los espacios comunes y la comunicación bienes cada vez más escasos. Encerrados en la rutina de la incomunicación y sin tiempo que invertir en romperla, ni lugares o hábitos apropiados para ello, la solución de los contactos por internet se ha consolidado como una herramienta efectiva para iniciar el acercamiento emocional; sitios de encuentro como Tinder 

Pero una relación que se construye lejos del cara a cara necesita de ese momento de tránsito, de confirmación, donde por primera vez la comunicación es física, sin barreras; donde puede surgir la verdadera chispa de la afinidad y la complicidad; donde intentamos encajar esa palabra maravillosa y maldita: el amor, más allá de nuestros sueños y anhelos, en una cara y un cuerpo real. 

>>>¿Por qué decimos que dos personas son almas gemelas? 

Y realmente, por mucho que pretendamos conocer de antemano, esa primera cita es una cita a ciegas, porque los filtros de la comunicación a distancia son tantos, que el otro que dibujamos en fotos, whatsapps, chats y llamadas es más nuestro que ajeno, y sufre un cambio drástico e  irremediable en el momento en que nos presentamos en carne y hueso, en cuerpo y alma, en un otro aquí y ahora, invadiendo tu espacio y negando con su corporeidad las ensoñaciones y fantasías que permite la distancia.

Así que la cita, contando con la presión que las dos partes sufren, es trascendente para el devenir de la relación. Nos sentimos inseguras por la presión del momento, por nuestras expectativas y las del otro, y eso puede hacer que las probabilidades de éxito sean bajas. Pero incluso si el final no es feliz, podemos contar con algunos recursos y herramientas para que la experiencia sea tan favorable como sea posible, para reconducirla si no marcha bien, o para zanjarla rápidamente y evitar males mayores si es irrecuperable. 

¿Las medidas de seguridad?

No queremos que la cita vaya mal, pero no por eso está de más asegurarse una salida airosa y elegante en el caso -más o menos improbable- de que las cosas no se desarrollen como esperas. No hay necesidad de apurar la situación hasta convertirla en un recuerdo desagradable. Así que no está de más preparar siempre de antemano algunas medidas como estas:

Si tienes dudas razonables sobre tu cita, o te sientes tan insegura que no te ves capaz de acudir sola, organiza un encuentro doble. Lleva a alguien soltero y proponle a tu cita que haga lo mismo, así será mucho más relajado y te sentirás apoyada y más tranquila.

>>>¿Alguna vez te han traicionado tus emociones?

Es básico y muy recomendable contar con una persona de confianza que te sirva de comodín y que aparezca 'casualmente' o te llame 10 o 15 minutos después del comienzo de tu cita para comprobar que todo va bien. Si no es así, te servirá de excusa perfecta para escapar limpiamente de una situación desagradable.

El mejor lugar para quedar es una cafetería concurrida en un lugar con mucho movimiento, como una plaza o centro comercial, en horario temprano. El ambiente ayuda a evitar confusiones sobre las intenciones de un primer contacto, y es un sitio público y accesible donde tienes opciones fáciles de cortar una situación incómoda y marcharte antes de tener que sentirte violenta. No te comprometas en ningún caso a algo que te fuerce a emplear mucho tiempo de antemano y te cree presión si decides abandonar la cita, como ver una película, ir a un restaurante caro o salir de excursión a alguna parte.

Si el encuentro es incómodo y penoso, pero no desagradable, la cortesía exige un mínimo tiempo de compromiso y al menos 15 minutos de tu dedicación antes de sincerar tu falta de interés y despedirte amablemente. Mucho mejor cara a cara que escondida tras un mensaje o un mail que dejará confusa pero aún esperanzada a la otra parte. Pero si tu intuición te alerta, y percibes una conducta intolerable, falsedades obvias, o incompatibilidades evidentes que te crean una situación violenta y pueden derivar a mayores, corta por lo sano y aprovecha cualquier excusa para marcharte y evitar convertir el momento en algo peor.

Jugar tus cartas

Si no estás en tu mejor momento, y reconoces que pasas por una mala situación de nervios o ansiedad, no te engañes a ti misma y no te sometas a la tortura de una cita que te estresará aún más. Dará una imagen de ti muy sesgada e injusta y posiblemente fracase. Si quieres darle una oportunidad a tu pareja, es mejor demorarla y proponer otra ocasión más adecuada. Pero si se trata de los nervios propios de una cita (las típicas mariposas en el estómago), te ayudará a controlarlos y tranquilizarte el preparar de antemano algunos posibles temas de conversación, usando las cosas que ya sabes que tenéis en común.

Y hablando de temas: si la conversación fluye con naturalidad, no te aproveches y la conviertas en un interrogatorio. No seas una cotilla pretendiendo saberlo todo ni haciendo preguntas embarazosas y comprometedoras. Mantén un tono cordial, no presiones, y si notas que te estás pasando o ves signos de estrés por su comunicación corporal, sonríe, pide disculpas y vuelve a un tema 'seguro'. Igualmente peligroso es convertir a tu pareja en tu paño de lágrimas y protagonizar un monólogo para contarle tus penas, convirtiendo el encuentro en una cita con un terapeuta emocional. Es una receta casi segura para el desastre.

>>>El empoderamiento femenino

En todo caso, aunque tu cita te encante, no actúes, no fuerces la situación ni alargues indefinidamente el encuentro. Si tú también le gustas ninguno de los dos tendrá prisa por marcharse, todo será natural y resultará muy fácil volver a quedar. Tómatelo con calma y recuerda que os acabáis de conocer y tenéis todo un mundo por delante. ¡Y buena suerte!

 

¡Pregunta sobre tu destino en el amor! ►
Consulta aquí

También te gustaria...