Secretos de Tarot by

Artículos escritos por los tarotistas y videntes de Wengo

¿Para qué sirve el incienso?

Los más entendidos, dicen y piensan que el incienso nació en el Oriente Medio y que fue utilizado principalmente en Egipto e Israel en tiempos muy remotos. Después con los años fue introducido en Japón por unos monjes budistas de la época, y posteriormente llevado a China y a India para finalmente extenderse al resto del mundo.

El incienso es un término que viene del latín "incensum", que significa "encender". En realidad es una preparación hecha a base de resinas aromáticas vegetales, a las cuales se les añaden aceites de esencias diversas, de manera que cuando arden desprenden un humo con distintos olores y fragancias, según el incienso que se elija. Los hay de muchos tipos y propiedades, pero el más conocido es el incienso de varita, el cual ha sido utilizado en muchas religiones, incluida la cristiana y en muchas culturas desde tiempos muy antiguos, sobre todo porque se consideraba y se siguen considerando aun en la actualidad un elemento de gran ayuda para entrar en contacto con el mundo místico; en la meditación, rituales y liturgias.

 

En el mundo de hoy, el incienso tiene usos más prácticos en nuestra vida; suele ser muy utilizado para purificar y limpiar el ambiente cuando sentimos que está cargado de negatividad (cuando sentimos que hay malas vibraciones en el mismo) y en contrapartida para atraer todas aquellas energías positivas que puedan ser favorables.

Por éste motivo, el incienso al igual que hace miles de años, sigue jugando un papel importante ya que nos ayuda y nos predispone para tener una actitud mental más positiva, para meditar en profundidad, para hacer peticiones y oraciones; las cuales a través del humo del incienso que pertenece al elemento aire, son enviadas al universo o bien a una entidad en concreto, como por ejemplo a un santo, a un ángel, arcángel o ser de luz.

Así que, debemos informarnos previamente sobre cuál es el incienso adecuado para utilizar en cada ritual, petición y demás, para usarlo a favor nuestro, porque si es mal utilizado podría producir el efecto contrario al que deseamos conseguir.

 

El acto de quemar una varita de incienso por ejemplo, no puede ni debería convertirse en un acto banal sino que debería ser, si lo utilizamos adecuadamente, un acto o un ritual personal e intimo que nos permita encontrar ese momento de paz que todos deseamos y anhelamos tener, como por ejemplo al finalizar una dura jornada de trabajo para aliviar las tensiones de nuestra vida diaria que a menudo es demasiada ajetreada, con un altísimo nivel de estrés y llena de innumerables complicaciones y contrariedades. Para realizar éste ritual íntimo y personal debemos situarnos en un lugar donde nos sintamos cómodos, crear un ambiente especial y concentrarnos bien en el mismo, para así poder llevar a cabo nuestras peticiones, oraciones o meditaciones, hasta llegar a lo más hondo de nuestra mente y de todo nuestro ser y poder crear un puente que nos transporte de un mundo material a un mundo espiritual mucho más profundo.

 

Al quemar incienso creamos una atmósfera receptiva que mágicamente nos distrae y nos aleja del mundo ruidoso que nos rodea, para sumirnos en un mundo diferente; el de nuestro yo interior y encontrar así esa paz y esa tranquilidad que tanto deseamos, y que tan difícilmente encontraremos fuera de él.

 

Como sabemos, hay varios tipos de inciensos que utilizaremos en función de a quien vayamos a dirigir nuestras plegarias u oraciones, como de la petición que hagamos en cada momento.

La forma de utilizarlo es sencilla, puesto que el incienso se puede quemar a cualquier hora del día, pero hay rituales especiales que requieren utilizar el incienso a unas horas determinadas, como por ejemplo, si queremos elevar una petición y rogar para que nuestra economía mejore, la hora adecuada para hacerlo es desde el mediodía hasta que cae el sol. Y si nuestra petición tiene que ver con un problema que nos aqueja en lo sentimental, el mejor momento para llevar a cabo nuestra oración o petición es en la noche (teniendo en cuenta primero, en qué fase se encuentra la luna).

Por eso es importante que antes de realizar un ritual con incienso, nos informemos bien de cual es el día y la hora adecuada para realizarlo.

 

El incienso en sus distintas variedades e innumerables fragancias y aromas, es una herramienta muy útil para penetrar y ahondar de una forma más espiritual en nuestras oraciones y meditaciones, así como para la regeneración y limpieza de energías negativas que nos afectan en nuestro día a día, ayudándonos a transformar esas energías negativas en energías positivas que son mucho más beneficiosas para nuestra vida. También la fragancia que se desprende de una varilla de incienso puede ser muy útil para crear un ambiente más positivo y agradable. Razón por la cual recomiendo el uso de las varillas de incienso especialmente, por sus propiedades tan positivas para todos nosotros.


Los comentarios están desactivados en este artículo.

También te gustaria...