Secretos de Tarot by

Artículos escritos por los tarotistas y videntes de Wengo

Marte Retrógrado en Aries ¿Qué pasará de julio a enero?

El próximo 28 de junio de 2020 Marte abandona Piscis y entra en Aries, el signo al que rige, y allí seguirá hasta el 7 de enero de 2021, nada más ni nada menos que seis meses, el doble de lo que suele ser habitual. Esto es así porque Marte se dispone a realizar su ciclo retrógrado, que se produce más o menos cada tres años.

Hacia principios del mes de agosto Marte ya va reduciendo su velocidad notablemente hasta que se estaciona (se para) al final de Aries, iniciando su fase retrógrada el 9 de septiembre. Después, volverá a estacionarse hacia la mitad de Aries para volver a ponerse directo de nuevo el día 13 de noviembre.

 

Combinación explosiva: Aries y Marte

 

Antes de nada, debe quedar claro que toda energía, representada en cada planeta y en cada signo del Zodiaco, tiene su expresión en vibración alta o en vibración baja, y ninguna es más ni menos ni mejor ni peor que otra. Todas las energías forman parte del engranaje de la existencia, todas son vitales y todas son perfectas. Pero como muchos sabéis a Marte se le considera el dios de la guerra, y esto en verdad es así, pues Marte y Aries se asocian, en su aspecto más negativo, con el ego, la ira, la agresividad, la violencia... Por supuesto que Marte y Aries también tienen sus aspectos positivos, pero la cuestión es que Marte en su signo multiplica su potencia, claro... y no se le ocurre otra que tirarse seis meses en Aries justo ahora, según están las cosas en el planeta. Y esto no es todo. Marte se va a parar justo en el peor sitio en el que se podría parar, en 28º de Aries, en aspecto de cuadratura con Júpiter, Saturno y Plutón en Capricornio, que son los culpables, astrológicamente hablando, de todo esto que está pasando este año.

 Esta cuadratura se produce a principios de agosto, y se mantiene activa hasta enero, salvo durante el mes de noviembre, donde la vida nos regala un respiro y un momento de reflexión. Pero esta cuadratura es muy potente, no es pacífica precisamente, y va a ser muy larga…, así que hay que prepararse para que no nos pille por sorpresa.

 

 Resulta curioso que noviembre, el mes de Escorpio, que siempre suele ser turbulento todos los años, vaya a ser de lo más tranquilo en medio de la tempestad que está siendo este 2020.  

 

Meses de resistencia

La verdad es que, sin querer ser alarmista, pero se presentan meses complicados... para que nos vamos a engañar. Pero el objeto de este artículo no es amargar la vida a nadie ni meter miedo. El objetivo es daros las premisas adecuadas para afrontar estos tiempos que son muy serios. No hay mal que dure cien días ni problema que no tenga solución, y todo lo que sucede tiene un sentido y una razón de ser. En el gran juego de la existencia, ahora toca enfrentarse al monstruo para aniquilarlo de una vez por todas y para siempre. Y como ocurre en toda batalla, existen varios factores fundamentales e imprescindibles si pretendemos salir airosos: Un plan de acción, las herramientas adecuadas, aliados y un estado anímico, mental y físico fuerte y sólido. Y el monstruo no es el virus, no os engañéis.

 >>> Prueba una tirada de Tarot Gratis

A efectos prácticos, el mes de julio se presenta bastante favorable, y el mes de agosto también, aunque antes de que termine agosto conviene que estemos ya alerta. Lo complejo comienza en septiembre, con la vuelta a la actividad regular, que es cuando Marte se para. Por consiguiente, lo primero que hay que hacer es ser conscientes de que, si bien podemos disfrutar de este verano, pues todos nos lo merecemos, no hay que relajarse, y mucho menos derrochar. De hecho, cuánto más podamos generar y menos gastemos, desde ya mismo, bienvenido sea. Pues cuando Marte se para, y más según está todo ahora, es fácil que mucha actividad económica también se pare. Y no parece que sea una cuestión del virus que, aunque siga por ahí, pienso que estará más o menos controlado; más bien se avecinan conflictos sociales, problemas financieros, quiebras, disputas entre países… El mundo ha dado un giro y hay que adaptarse a lo nuevo sí o sí, como sea, y los cambios suelen traer nervios, incertidumbre, inseguridad, miedos... y conflictos.

 

¿Qué viene para ti el resto del año?
Saber más

 

¿Septiembre de nuevos bríos?

 

A principios de septiembre, con Marte estacionario iniciando su fase retrógrada, es curioso observar cómo, tanto Júpiter, como Saturno y como Plutón, también están retrógrados al igual que Marte. Si miramos atrás, al mes de junio, observamos que Venus también estaba retrógrado en el signo de Géminis. Tanto planeta retrógrado ya, de primeras, nos dice que están pasando muchas cosas de puertas para dentro… es decir, que no salen a la opinión pública, y que se rebelarán, seguro que parcial o sesgadamente, en los próximos meses, ya con los planetas en movimiento directo.

 

En líneas generales, tantos planetas retrógrados, con el protagonismo tan notable de Marte y Aries, nos anuncian una enorme tensión que en algún momento puede estallar.

 

Esta tensión viene de la mano de la crisis sanitaria y económica que, sumada a otros factores, puede hace boom de la noche a la mañana, tal y como ha ocurrido en los Estados Unidos. Como siempre pasa con las predicciones a nivel global es difícil saber en qué lugares afectará más y en cuáles menos, o la intensidad de esta crisis en cada país, pues para ello habría que estudiar el asunto país a país. Y en el caso de que haya otra oleada del virus, me temo que ya no va a ser tan fácil convencer a la gente para que colabore como lo ha hecho hasta ahora y, en España, no resultaría nada sencillo aprobar un nuevo estado de alarma después del verano.

 

En cuanto a la pandemia, ya se está realizando, con la suficiente perspectiva, el análisis y la comprobación de los verdaderos datos y, claro, cuando sean públicos, como siempre pasa en este país, serán motivo de arduos debates, tensiones, críticas, errores, etc., y esto dando por hecho que los datos que se muestren sean los reales, que imagino que también se pondrá en duda.

 

Información oculta, puede salir a la luz

 

Existe otro factor que voy a trasladaros aquí, aunque quizás estoy aventurando demasiado, pero bueno… hagámosle caso a la intuición. El ciclo retrógrado de Venus en Géminis en el mes de junio, el signo abanderado de la comunicación, me crea la sospecha de que puede existir alguna información importante, que ya conocen algunos periodistas, pero que no está saliendo a la luz... que no se comparte (Venus retrógado en Géminis). Esta información puede darse a conocer en algún momento del verano, no me extrañaría que eligiendo una fecha donde la gente está con las vacaciones sin preocuparse de estas cosas, o bien en paralelo con otras informaciones relevantes. Y será una información que desvela aspectos muy graves de la crisis sanitaria que hemos estado viviendo, lo cual podría desembocar en un problema social de enormes dimensiones, pero que a la vez serviría para que de una vez por todas la población abra los ojos y sea consciente del mundo en el que vive, quién lo maneja y con qué intenciones.

 >>>2020 la transición hacia una nueva era

A efectos trascendentales y, aunque parezca todo lo contrario, este año 2020… digamos que la Luz empieza a comerle terreno a la Oscuridad y a ganarle la partida, dentro de la eterna lucha Luz-Oscuridad que existe desde el principio de los tiempos. Y claro, si la Luz se impone, muchas cosas que eran feas o que estaban ocultas se ven y se manifiestan con más claridad. El ejemplo ya lo tenemos con lo que está ocurriendo en Estados Unidos, y eso que aún no ha entrado Marte en Aries. El problema del virus destapó primero todos los problemas de desigualdad que existen allí y, con ello, se ha despertando otro de los problemas enquistados en este país desde hace cientos de años: El racismo. La enorme tensión social que se está generando en los Estados Unidos a día de hoy no es más que un aviso para todos los países del mundo, pues todos se están viendo obligados a gestionar de alguna manera el problema global que vivimos. Por consiguiente, aquellos países que no intenten remendar los problemas endémicos y estructurales que todos tienen, o que no cuiden a sus ciudadanos más desfavorecidos, se verán expuestos a este tipo de revueltas en las calles, y más si alimentan división y disputas, claro. Lo mismo puede suceder en las corporaciones más grandes, como la CEE, o a un menor nivel, como podría ser un sector profesional, una empresa, etc. Y al final, este tipo de conflictos nos afectan a casi todos, y puede llevarse por delante muchas vidas, muchas familias y muchos trabajos. En España tenemos un pasado muy complicado, y de una vez por todas se tendrán que saldar todos los karmas, y debería acabarse está absurda división que algunos se siguen empeñando en alimentar. Lo bueno que tienen estas situaciones tan conflictivas es que al final las circunstancias obligan a remediar lo que estaba enquistado sí o sí.

 

A efectos prácticos, todo ciudadano de a pie, más allá de actuar con prudencia y perspectiva de futuro, y ser muy consciente de los tiempos que corren, conviene que asuma que no se va a poder avanzar mucho hacia adelante en la última parte del año. Como ha ocurrido estos meses atrás, lo que hay que hacer es aguantar, resistir como se pueda, y bajo ningún concepto se deben tomar decisiones precipitadas o motivadas por el miedo, los nervios o la incertidumbre.

Si pretendemos emprender cualquier proyecto nuevo, sea lo que sea, y en cualquier ámbito, no es el momento. Será mejor esperar a enero o febrero del año que viene como muy pronto. Ahora hay que observar qué pasa, para así tener elementos de juicio adecuados, cuestionarnos y replantearnos lo que queremos hacer, y planificar con vistas al año que viene. Con Marte parado, todo lo que se quiera empezar no avanzará, quedará estancado hasta después de la Navidad. En muchos casos las mismas circunstancias globales o externas serán las que impidan iniciar estos proyectos. Por esta razón hay que aprovechar junio, julio y agosto para vivir y sumar lo que se pueda, y así afrontar el otoño de la mejor de las maneras posibles.

 

Reflejo de supervivencia

Marte se asocia con la respuesta instintiva del ser humano, con el impulso a la acción, la vitalidad y la actividad física. Marte es ese impulso difícil de controlar que a veces nos sale en forma de reacción agresiva, como por ejemplo, cuando reaccionamos gritándole a otra persona. Y es que con Marte seis meses en Aries es de vital importancia tener un dominio constante sobre esta parte instintiva de nuestra naturaleza, pues en muchas ocasiones va a aparecer ese impulso primitivo. A aquel que se le ocurra dar rienda suelta a su Marte y actuar impulsivamente, sin control, o fruto del ego o la ira, o el que se embarque en guerras y disputas, me temo que sufrirá serias y duras consecuencias. Y si te ves en una guerra sin quererlo, lo mejor es que salgas corriendo de allí y busques un nuevo rumbo. Si una etapa de tu vida concluye, o una relación, o si tienes que dejar un trabajo, o un lugar, no te resistas, será tiempo y energía perdidos. Si es así, es porque el destino te tiene reservado algo nuevo, y en eso debes enfocarte. Así que ya sabéis, más de una vez habrá que contenerse y será necesaria una paciencia infinita, pero es que estamos ante una prueba de fuego que es global y que también es para todos y cada uno de nosotros en el plano individual. Sobrevivir a los últimos cuatro meses de 2020 sin problemas ya es todo un éxito, y ese debe ser nuestro objetivo. Los grandes proyectos y pretensiones habrá que aparcarlos para más adelante.

 

¿Cómo canalizar la energía negativa de Marte?

 

Para canalizar e integrar este exceso de energía de Marte hay dos cosas que podemos hacer… bueno, tres. Lo ideal sería hacerlas todas. Una es el ejercicio y la actividad física. Es una manera de descargar energía, aprovecharla de una forma práctica o productiva, y a la vez evitar que no se manifieste fuera de nuestro control. La otra es la meditación. No hay nada mejor que la meditación para calmar la ansiedad, el estrés, los nervios, la inseguridad, el miedo… en fin, la meditación es saludable para absolutamente todo, pues sana y revitaliza nuestro centro vital y, por consiguiente, todo nuestro ser en todos los niveles. Te pase lo que te pase siempre puedes meditar y, a poco que practiques, te vendrá de maravilla. La tercera forma de canalizar la energía marcial, y quizás la mejor de todas, es el sexo, pero claro… siempre que sea un sexo sano y no derive en ira. De hecho, las relaciones íntimas tóxicas pueden alcanzar cuotas de conflicto gigantes, así que conviene evitarlas a toda costa durante el próximo otoño.

 >>> Zonas erógenas, conoce bien a tu pareja según la astrología

Otro de los factores importantes de esta etapa es desprenderse del ego y hacer un esfuerzo por estar en armonía con la gente. Lo peor en este tiempo será pelearse con los demás, aunque me temo que con Marte en Aries seis meses no será fácil mantener la paz. Las crisis, compartidas con los otros, son menos crisis, y sentirse solo en un momento así tiene que ser muy duro. Es hora de salirse de la mente y no enfocarse tanto en los problemas personales. Olvídate de ellos y ocúpate ayudando a los demás con sus problemas, y verás cómo los tuyos también se solucionan. El ser humano acabará aprendiendo más tarde o más temprano que hacer bien al otro es hacerse bien a uno mismo, y una situación como esta no deja de ser una manera de que un gran número de personas a la vez sean conscientes de este tipo de realidades trascendentales. Como dice un viejo proverbio oriental: -“La flor de loto nace en el fango”. Es ante las situaciones más críticas cuándo aparece lo más bello del ser humano.

 

Continuar con el trabajo de introspección

 

En un estadio elevado existe un sentido y una razón trascendental para todo esto que está pasando, tanto en global, como en la esfera particular de la vida individual de todos nosotros. Si os fijáis, así de repente, millones de personas se vieron obligados a parar sus vidas. Recordad que vivíamos en una sociedad dominada por el estrés y una constante actividad frenética. Es decir, una gran mayoría de las personas vivían sin tiempo para pararse a pensar y reflexionar, con un ritmo de vida que es potencialmente insano e infeliz. Y así, de repente, millones de personas han tenido por fin su merecido descanso del trabajo y, sí o sí, han reflexionado y se han hecho preguntas sobre un montón de cosas. Y esto lógicamente conduce a un cambio, a una transformación interior que, en mayor o en menor medida, todos, absolutamente todos, estamos experimentando. Por consiguiente, es esencial también ocuparse en este trabajo de introspección y transformación personal, pues es lo que toca. Mantener la existencia exactamente como estaba antes de la pandemia, en todo, será imposible. Seguro que algún aspecto de nuestra vida va a cambiar, y de una forma notable.

 >>> Prácticas de meditación

Este año también está siendo excepcional para Gaia, nuestro planeta, y seguro que alguna sorpresa más nos tiene preparada. Con tantos planetas en Capricornio la sorpresa puede venir desde dentro, de debajo del suelo, y con Marte cerca existe riesgo de volcanes y terremotos. De hecho, la actividad volcánica en la Tierra ya está siendo mayor este año. Quizás son este tipo de cosas las que más miedo dan, y por eso debe deciros algo: El Universo es perfecto, y la Naturaleza también lo es. Todo lo que hace la Naturaleza está bien hecho. Es el hombre el que debe entender la verdadera esencia de la Naturaleza primero, y aprender a cooperar con ella después. Como hace una madre, Gaia nos lo da todo aunque nosotros no la cuidemos. Imaginaros lo que podría darnos si tratásemos a nuestro planeta con un poquito más de amor. Y puestos a temer, tengámosle más miedo a lo que hacen los hombres que a lo que hace la naturaleza.

 

¿Qué es lo que tienes que cambiar?
Saber más

 

Hay algo que cambiar este 2020

 

Más que contrariarnos por lo duro que está siendo este 2020, deberíamos sentirnos implicados de alguna manera y empatizar con este momento de la Historia de la Humanidad tan excepcional. Estamos dando los primeros pasos hacia un Nuevo Mundo, lo cual supone una oportunidad igual de excepcional para crear un mundo mucho mejor de lo que era antes. Y por favor… no hagamos mucho caso a aquellos que nos presentan el peor de los futuros. A estos, decidles que el futuro está por crear, y que somos todos nosotros, los seres humanos, los que vamos a decidir cómo va a ser ese futuro. Es la mente la que crea la realidad, y yo creo que ya tenemos la mente lo suficientemente contaminada con tanta mala noticia. Hagamos un esfuerzo por borrar todo eso y empecemos a imaginar cómo podría ser ese Nuevo Mundo, al menos el nuestro, en nuestro prisma particular, porque recordad... sí o sí, este 2020, en algo hay que cambiar.


Los comentarios están desactivados en este artículo.

También te gustaria...